Cuando un residente permanente legal planea salir de los E.U. temporeramente y no espera retornar a los Estados Unidos en un año, a menudo se le aconseja a él o ella obtener (antes de salir de los E.U.) un Permiso de Re-entrada.  Un Permiso de Re-entrada es un documento de viaje que ayuda a proteger a un individuo de inadvertidamente abandonar el estatus de residente permanente.  Para obtener el documento de viaje Permiso de Re-entrada, el individuo deberá aplicar mientras está en los E.U. y obtener biométricos (huellas digitales y una fotografía digital) antes de partir de los Estados Unidos.  Una vez que los biométricos son obtenidos, el individuo puede salir de los E.U. y un documento de viaje puede serle enviado al exterior.  Las reglas con relación a las huellas digitales y fotografías han sido confusos para aquellos menores de 14 años o mayores de 79 años, porque a estos individuos no le es requerido pagar una tasa de biométricos o no se les requiere tomar las huellas digitales.  Están siendo notificados, sin embargo, por el USCIS, que deberán comparecer a centros de ayuda de solicitudes para los biométricos.  Recientemente, sin embargo, USCIS ha advertido que esos individuos no le son requeridos asistir a una cita de biométricos. De otra manera, los solicitantes menores de 14 años y mayores de 79 años pueden someter dos fotografías tamaño pasaporte cuando aplican para el Permiso de Re-entrada (en adición a toda la otra documentación requerida) y el USCIS le emitirá el documento de viaje sin requerirle al solicitante que comparezca a una cita.