Es importante que los empleadores H-1B/L-1/R-1 tengan políticas y procedimientos establecidos en caso de una inspección por parte de FDNS. Los departamentos de Recursos Humanos, los empleados, y los representantes legales de la empresa deben estar conscientes de la posibilidad de visitas al sitio sin previo aviso y deben estar preparados para seguir el plan de respuesta del empleador. Si no tiene un plan, haga uno. Asegúrese que todo lo que se incluyó en la petición original relacionado con la empresa y empleado es correcto. Revise y revise la petición que se presentó, si es necesario. Recuerde que los cambios sustanciales relacionados con las responsabilidades del cargo, y en caso la H-1B, cambios del sitio de trabajo, requieren peticiones modificadas. Asegúrese que la persona que firma las peticiones (y/o su asistente) sabe dónde se encuentran  lo antes posible las copias de las peticiones y debe revisar esas peticiones antes de reunirse con el inspector. Si hay diferencias entre los comprobantes de pago y el salario que se indica en la petición I-129, debe estar listo para una explicación completa. Por ejemplo, algunas empresas L-1 pagan parte del salario del beneficiario por medio de un empleador extranjero, lo cual es una práctica aceptable.

Si usted se enfrenta con una visita al sitio, contacte de inmediato a su abogado de inmigración para ver si él o ella pueden estar presentes durante la visita al sitio. Si su abogado no puede asistir, pida y registre las credenciales del inspector (nombre, cargo, e información de contacto) para asegurarse que cualquier comunicación posterior a la visita se envía al agente adecuado. Inmediatamente después de la visita escriba la información detallada de lo que ocurrió. Finalmente, si usted o su empleado no están seguros de la respuesta a una pregunta, pida tiempo adicional y ofrezca hacer un seguimiento con el oficial, en lugar de suponer.