Un nuevo estudio en el proceso de asilo y adjudicación por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) fue publicado por tres profesores en un nuevo libro, Lives in the Balance: 14 years of Asylum Adjudication by DHS. (Vidas en el Balance, 14 años de Adjudicaciones de Asilo por el Departamento de Seguridad Nacional). Su información está basada en datos de 383,000 aplicaciones de asilo afirmativos colectadas (con la aprobación del DHS) durante el periodo de Octubre de 1995 a Junio de 2009. Los autores – Phillip G. Schrag, Andrew I. Schoenholtz y Jaya Ramji-Nogales – peinaron la data para correlaciones entre factores demográficos y desenlaces de casos. Estas son algunas de sus conclusiones:

Plazo de entrega de un Año – El plazo de entrega de un año desproporcionalmente afecta diferentes nacionalidades, pero el 30% de solicitudes presentadas afirmativamente son sometidas después del plazo de entrega de un año.

Género: Desde el 1998, las mujeres que solicitan asilo  tienen más probabilidad de ser aprobadas que los hombres. En el 1998, el INS emitió guías sobre la adjudicación de casos de géneros y dos casos de alta publicidad posiblemente cambiaron como los adjudicadores miraban los casos.

Dependientes: Solicitantes tienen más probabilidad de ganar si tienen dependientes. Los solicitantes Guatemaltecos son dos veces más probables que sean aprobados si tienen dependientes.

Entradas Inspeccionadas: Solicitantes tienen más probabilidad de ganar si entraron con inspección.

En términos generales, solicitantes quienes entraron sin inspección y solicitaron sin dependientes y sin representación legal tenían el MAS BAJO índice de aprobación.  Por otra parte, las mujeres con dependientes quienes entraron con inspección y tenían  representación legal tenían MAS ALTO índice de aprobación.

Ser otorgado asilo es, desafortunadamente, también una cuestión de suerte. Los oficiales de asilo tienen una tremenda discreción sobre si aprobar o no una solicitud, y los autores encontraron grandes discrepancias entre y dentro de las oficinas.  En una oficina, el porcentaje de aprobación variaba de un oficial que tenia 2.5 por ciento de aprobación a otro que tenía un 92 por ciento de aprobación. En términos generales, las aprobaciones incrementan cuando el oficial tiene más experiencia.

Los autores delinearon cuatro recomendaciones políticas que harían que el proceso de asilo fuera más imparcial:

  • Repeler el plazo de un año ya que desproporcionalmente afecta a grupos particulares (inclusive a mujeres). Esta no fue la intención del Congreso al establecer el plazo. 
  • Requerir que todos los oficiales de Asilo sean graduados de Derecho. 
  • Fundar un programa de gobierno federal que empareje a graduados de Derecho recientes con buscadores de asilo para asegurarse que a todos los solicitantes les sea garantizado propia representación legal.  Quienes aplican para asilo sin la debida representación legal son denegados más frecuentemente que aquellos quienes están representados legalmente. 
  • Permitirles a los oficiales más tiempo por caso para evaluar solicitudes y tomar decisiones. Corrientemente, a los adjudicadores se les requiere que adjudiquen nueve casos por semana. 

Mucho se ha escrito sobre la “ruleta de refugiados” que ha caracterizado el sistema de asilo de los EU ya por años.  Este libro es otro estudio muy bien documentado que hace  rogar el caso para  que el sistema sea cambiado.