El CBP (Control Fronterizo y de Aduana de EU) ha comenzado a probar un dispositivo móvil para colectar data biométrica de un número limitado de viajeros aéreos extranjeros nacionales saliendo de los Estados Unidos.  Oficiales compararán biométricos recolectados por vía del dispositivo móvil a los biométricos colectados cuando el viajero entró a los Estados Unidos. Las pruebas comenzarán en el Aeropuerto Internacional de Atlanta, Hartsfield Jackson y se expandirá este otoño a Chicago, Dallas, Houston, Los Ángeles, Miami, Newark, Nueva York, San Francisco y Washington-Dulles. Se espera que el proyecto esté vigente hasta Junio de 2016.  Después de este período, el CBP usará los resultados para determinar sus futuros planes para salida biométrica.

Durante la prueba, los oficiales de CBP estarán estacionados en el puente de entrada de pasajeros de vuelos seleccionados saliendo de EU con un dispositivo biométrico de mano. Los oficiales del CBP escanearán las huellas y pasaportes de extranjeros nacionales seleccionados viajando por aire usando este dispositivo.  La data del viajero será confrontada con su data de entrada y entonces almacenada en sistemas manejados por el DHS. Solamente no ciudadanos de EU serán incluidos en esta prueba.

Ciertos estatutos federales ordenan al DHS a guardar biométricamente la entrada y salida de visitantes extranjeros.  La estrategia del CBP de entrada-salida está diseñada con tres metas, “identificar y cerrar las brechas y mejorar el sistema de entrada-salida, realizar operaciones biométricos dirigidos y transformar el proceso de entrada-salida a través del uso de emergentes tecnologías biométricas”.