Como parte de esta iniciativa, “Caminos del Empresario” (EIR), el USCIS recientemente        lanzó una nueva página virtual llamada Camino del Empresario designada para asistir a          personas de negocios a entender las opciones de inmigración disponibles para ellos y      para asistirlos a navegar a través de perspectivas detalladas sobre lo que tienen que          aplicar para las visas apropiadas.  Categorías de visas de no inmigrantes que se detallan         incluyen la B-1, H- 1B, L, E, y O. Vea www.uscis.gov/portal/site/uscis/eir.

Lanzado a comienzos de este año, EIR espera ayudar a estimular más comienzos  foráneos, y a su vez, incentivar la agonizante economía estadounidense.  Las metas anunciadas son de entrar en la experiencia industrial para fortalecer las políticas y prácticas  del USCIS que son críticas para el crecimiento económico americano.  Al trabajar con expertos generadores de negocios, los oficiales de USCIS buscan allanar los caminos para un puñado de categorías de visas no inmigrantes no existentes a menudo utilizadas por empresarios.

Según USCIS, su grupo EIR  ahora está desarrollando y haciendo uso de seminarios de entrenamiento para adjudicadores que se enfocan en desarrollar negocios y el ambiente para innovaciones  en su etapa de comienzo, está entrenando un equipo de oficiales especializados de inmigración para manejar a empresarios y aquellos abriendo negocios y está modificando sus verificaciones de documentación actuales (plantillas RFE) para ciertas categorías de visas no inmigrantes y a su vez incorporando nuevos tipos de evidencia relevante en el proceso adjudicativo.  Estos cambios están designados a asegurar que el USCIS siga al corriente con prácticas reales del mundo de negocios. (Un nuevo estudio que se reveló en el otoño reportó que compañías fundadas por inmigrantes en la nación bajaron por primera vez en décadas, y que el sistema de inmigración de no bienvenida de los Estados Unidos ha creado un “drenaje mental reverso”).

Mientras los esfuerzos del USCIS son elogiables, especialmente así si el criterio de adjudicación es realmente puesto al punto, cambios serios a las leyes de inmigración todavía deberán ser promulgadas si los Estados Unidos está en serio deseando atraer a empresarios extranjeros, inversionistas y talento relativo.  Aquí van varios problemas que deberán ser revistos.

Primero, no hay una categoría de visa “inmigrante o no inmigrante “ para extranjeros nacionales que deseen poner en marcha negocios. Punto. Mientras ejecutivos y gerentes que trabajan para grandes empresas afuera pueden transferirse a compañías en los E.U. con una visa L-1 y entonces obtener una “green card”, no es así para empresarios.  Chefs talentosos distinguidos pueden venir a los E.U. para trabajar a un restaurante con visas O-1, profesores y los que hacen trabajos de investigación pueden trabajar aquí con visas profesionales H 1B y entonces obtener sus green cards, y aún artistas pueden venir a los E.U. a actuar con visas P especiales.  Tal vez aún  las más relevantes visas de no inmigrantes para empresarios – las visas de inversionistas y las de tratado E -, están solamente  disponibles para aquellos de países específicos.

Segundo, aquellas categorías de visas existentes que podrían ser usados por empresarios a menudo no son viables, porque los adjudicadores aplican estándares regulatorios y las interpretaciones de agencias tan estrechas que muy pocos empresarios individuales pueden calificar. Por ejemplo, un empresario que busca abrir una nueva sucursal de su negocio, de base extranjera, en los Estados Unidos, para poder obtener una visa L-1 debe gastar fondos rentando una oficina actual por un año y comprar equipo elaborado que normalmente es innecesario para comenzar y operar efectivamente su negocio. El obtener “green cards” para empresarios es aún más complejo y difícil.  Por ejemplo, el criterio para una “green card”  de relevo de interés nacional (NIW), una categoría que podría ser utilizada por empresarios, es interpretada muy estrechamente.  Más aún, ellos requieren una conexión directa y muy precisa entre los negocios, articulando intereses nacionales de E.U. así como expedientes probados de influencia de su industria. Dichos estándares no aparecen ni en la ley ni en las regulaciones.  Aún solamente una expansión de los quince días máxime procesando el programa de adjudicación de USCIS a los casos NIW podrían tener un largo camino hacia proveer predicciones y así atraer a empresarios potenciales que buscan radicar un caso NIW.

En un reciente anuncio de la Casa Blanca sobre la iniciativa EIR, la Casa Blanca indicó que el Presidente Obama ampara acción congresista para crear una “visa para poner en marcha” diseñada específicamente para empresarios inmigrantes, como parte de su visión para un “sistema de inmigración del siglo 21”. El anuncio dice:

 

      “El Presidente Obama está comprometido a atraer a los mejores y más brillantes            empresarios mundiales para comenzar las próximas mejores compañías aquí en los           Estados Unidos, y Caminos Empresariales es un concreto e importante próximo paso         para facilitar el que……[I]magine que un empresario de otro país participa de un programa mentor de poner en marcha en los Estados Unidos, recoge un primer asalto   de fondos de inversionistas, y quiere permanecer aquí para hacer crecer la compañía y       emplea a más personas”.

 

Suena bien, pero preguntamos, como?