El Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés) ha extendido la política que permite a los estudiantes Sirios trabajar más allá de los límites de sus visas F-1. En muchos casos, los estudiantes extranjeros con un estado F-1 tienen que demostrar la habilidad de pagar la matrícula y gastos de subsistencia antes de recibir sus visas, ya sea con sus fondos personales o con una oportunidad de beca. Por esto, y porque los F-1s son primero que todo  estudiantes, la visa viene con limitaciones severas sobre los empleos que se pueden realizar. Sin embargo, dada la crisis actual en Siria la cual ha puesto en peligro la financiación académica de algunos estudiantes, DHS ha permitido que estudiantes Sirios F-1 quienes pueden demostrar dificultades económicas trabajen más allá de las limitaciones actuales. Esta política ha sido extendida y permanecerá en vigencia hasta el 31 de marzo del 2018.