La forma I-129 es usada frecuentemente por patronos porque cubre varias categorías muy populares de visas basadas en empleo, tales como la H, L, O, P, E, TN y R.  Estas presentaciones son manejadas primordialmente por los centros de servicios de USCIS de California y Vermont. Atrasos en incremento y tiempos extendidos de procesamientos han demorado las adjudicaciones y pueden frustrar a patronos, pero el riesgo puede ser aún mayor a un beneficiario quien ha estado trabajando por meses si la I-129 es ultimadamente denegada.

Para las extensiones H-1B y enmiendas enviadas al Centro de Servicio de California, el tiempo actual de procesamiento es ocho meses, de acuerdo con la página oficial del USCIS, pero otras categorías de visas están siendo procesadas entre dos y cinco meses.  El Centro de Servicios de Vermont (VSC) se está tomando más tiempo para las extensiones de H-1B y enmiendas, y está experimentando demoras en procesar las solicitudes  de Visa L también.  Aún las solicitudes de O y P enviadas al VSC están tomando seis meses, lo cual es más tiempo de lo usual. Esto es particularmente problemático porque la autorización de empleo del beneficiario es extendida automáticamente por 240 días adicionales cuando una extensión o enmienda es presentada. Cuando la adjudicación excede ocho meses, deja al beneficiario imposibilitado de trabajar legalmente.

Desafortunadamente, los patronos no pueden escoger qué centro de servicio someterle sus peticiones I-129, ya que están obligados por localidades geográficas.  Pero para aquellos con una extensión de H-1B pendiente o solicitud de enmienda, ya no tienen que esperar hasta que su solicitud haya excedido el tiempo de procesamiento posteado para someter un requerido de servicio. Ahora, patronos, o sus abogados, pueden comunicarse al USCIS después de que hayan pasado 210 días, o sea, siete meses,  desde la presentación, lo cual señala las solicitudes H-1B demoradas entre uno a tres meses más temprano que los tiempos actuales de procesamiento. Ojalá esta nueva política ayude a los centros de servicios de USCIS a identificar casos pendientes que están acercándose a las fechas límites y a priorizar estos casos para que puedan ser adjudicados dentro de los tiempos de procesamiento posteados, y aún más importante, antes de que expire la autorización de empleo prolongada.