Ya paso la tormenta de las elecciones y el candidato que basó su campaña en el fuerte cumplimiento de las leyes de inmigración está en la Casa Blanca. Mientras que los cambios toman tiempo, y ahora, ya pasados siete meses del mandato del presidente Trump, la nación está empezando a darse cuenta de la realidad de trabajar con la administración de Trump. En efecto, por primera vez en la historia de los Estados Unidos, un presidente ha colocado la inmigración como el primer asunto en la agenda de la rama ejecutiva. Justo unos días luego de su inauguración, el presidente emitió la restricción de viaje y la restricción de refugiados. Abajo hacemos un resumen de los grandes cambios y los avances más importantes de inmigración de los últimos meses y ofrecemos un panorama más amplio del estado de los asuntos relacionados con la inmigración.

No hay un aspecto de inmigración que no se haya tocado o mencionado: inmigrantes indocumentados, trabajadores preparados, peticiones familiares, refugiados, y otros protocolos de seguridad de la frontera.

Claramente ha habido cambios drásticos en la forma que se tratan los inmigrantes indocumentados en este país. La seguridad fronteriza se ha intensificado, sin importar que “El Muro” se esté construyendo. Mientras que el número total de cruces fronterizos se ha reducido drásticamente desde enero 2017, los agentes de la Patrulla Fronteriza han tenido éxito deteniendo un porcentaje más alto de extranjeros que intentan ingresar al país ilegalmente. Aquellos que son detenidos ya no los ponen en libertad con una fecha de audiencia, si no que los están deteniendo en la cárcel mientras esperan su audiencia de inmigración. Esto incluye niños y familias. Se está usando cada vez más las deportaciones expeditas, lo cual limita la capacidad de estos extranjeros para presentar una solicitud de asilo o tener representación legal. Aún más, La autoridad del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés) para arrestar y deportar cualquier extranjero que esté presente en el país ilegalmente o que haya cometido un crimen, está en la cumbre. Las redadas y barridas de inmigración han tenido como resultado los arrestos y deportaciones de miles de personas, algunos de ellos han estado acá por muchos años y tienen vínculos fuertes en los Estados Unidos. Están arrestando a los inmigrantes indocumentados que han estado colaborando con ICE por años cuando se presentan para su verificación. Algunos recintos de la policía local y hasta algunos Estados han acordado ayudar con la identificación de los violadores de las leyes de inmigración, mientras que el gobierno federal ha amenazado a las ciudades de refugio si se niegan a cooperar con los agentes de DHS. Impugnaciones exitosas contra esto en los tribunales han sido escasas. En pocas palabras, no es un buen momento para intentar ingresar al país ilegalmente. Y si está en los Estado Unidos sin estado inmigratorio, debe tener un plan de acción en caso de que ICE lo arreste o a un familiar. Dicho plan debe incluir determinar un buen abogado o grupos defensores pro bono, y mantener la información de estos siempre a la mano.

La otra plataforma importante de la campaña del presidente Trump era la reducción de la emigración de musulmanes. Mientras que Trump distrajo a los medios y al público con la restricción de viaje, algunos consulados Estadunidenses en naciones primordialmente musulmanas estaban negando visas de forma arbitraria. Esto en países que no estaban incluidos en la restricción de viaje y que no recibieron mucha atención. Los ciudadanos musulmanes deben esperar tiempos de procesamiento más largos, revisiones de seguridad intensificadas, y rechazos injustificados en los consulados durante los próximos años. Dado a la discreción de los agentes en el consulado la cual no tiene revisión, esta es una realidad que es poco probable que cambie pronto. Ya bien, si está solicitando una visa, por ejemplo, en Pakistán o Arabia Saudita, debe asegurarse que tiene una solicitud fuerte para establecer que es apto para la visa que está solicitando. Si es de un país que está incluido en la restricción de viaje, debe considerar reducir los viajes internacionales a un mínimo, por lo menos hasta que se venza la restricción.

A diferencia de su postura con los inmigrantes indocumentados y musulmanes extranjeros, la opinión del presidente sobre las visas H-1B ha cambiado constantemente. En un momento mientras estaba en campaña, el presidente Trump expresó enérgicamente su apoyo a la visa H-1B – hasta el punto de proponer el incremento del límite anual – luego de reconocer que los trabajadores altamente capacitados impulsan la economía del país. El presidente Trump hasta se reunió con los líderes de la industria en Silicon Valley, quienes se pronunciaron a favor de más visas. Sin embargo, en vez de impulsar cambios legislativos al límite de visas, la administración está tratando de debilitar las empresas pequeñas que están buscando contratar trabajadores capacitados y está tratando de transferir esas visas H1B a grandes empresas de tecnología, quienes pueden pagar los salarios más altos. Justo recientemente, ha habido una arremetida de solicitudes de evidencia a las B-1B retando el salario que se le va a pagar a los extranjeros. Para los estudiantes extranjeros que están considerando la visa H-1B como una opción viable luego de graduarse, es muy probable que esta visa se convierta muy restringida y difícil de conseguir para trabajos con salarios bajos.

También se está revisando el proceso de certificación PERM para las tarjetas verdes basadas en el empleo, para la prevención del fraude, con la administración animando al Departamento de Labor (DOL, por sus siglas en inglés) para que aumente sus medidas en contra de los empleadores que pagan menos a los trabajadores extranjeros. Sin embargo, el DOL no tiene los recursos necesarios para abordar adecuadamente cualquier propuesta de políticas que procedan de la Casa Blanca, y hasta ahora, los tiempos de procesamiento y las tazas de auditoría de las solicitudes PERM no han mostrado ningún incremento significativo. Por ahora, las cosas siguen como de costumbre con las solicitudes frente al DOL, pero si el Congreso incrementa su presupuesto en el próximo proyecto de ley de asignación, podríamos ver el incremento en las investigaciones a las solicitudes y más visitas en situ.

Mientras tanto, USCIS ha intensificado el escrutinio que se da a todas las solicitudes, desde las peticiones de visa de inmigrante I-140, hasta las extensiones a las tarjetas de trabajo. La agencia está revisando los casos más a fondo, lo cual ha incrementado el número de solicitudes de evidencia (RFE, por sus siglas en inglés) que se han emitido. A su vez, esto incrementa los tiempos de procesamiento de todas las solicitudes. Se han renovado varios formularios para recopilar más información sobre cada solicitante. Las visitas en situ también han incrementado para las visas H, L y R. Claro, estas acciones requieren más dinero y tiempo para cada caso que se presenta, y todos debemos esperar que la agencia exija un incremento en su presupuesto para mejor apoyar estas acciones.

También se ha limitado la admisión de refugiados durante los últimos meses. El procesamiento acelerado de las entradas ilegales ha impedido que algunos refugiados del Triángulo del Norte (Guatemala, Honduras, El Salvador) presenten sus solicitudes de refugiados, y la restricción de viaje incluye un cese temporal a los refugiados Sirios. No es un secreto que el presidente Trump quiere reducir el número total de refugiados que se acepten en los Estados Unidos anualmente. Para ser justos, la manejo de los Estados Unidos para procesar y aceptar a refugiados no está por encima de una revisión – nuestro programa tiene que estar bajo evaluación constantemente para asegurar que es seguro, como también que está cumpliendo con su propósito. Pero la propuesta para reducir la admisión de refugiados llega en un momento en el cual el número de personas desplazadas está incrementando mundialmente. Los refugiados, especialmente aquellos de Siria, tienen más probabilidad de encontrar que el proceso es más difícil y toma más tiempo de la forma como avanzamos.

En total, es un momento muy difícil para los inmigrantes, los abogados, y defensores de inmigración. La mayor parte de lo que está haciendo la administración está dentro de los confines de la ley y sería muy difícil retarlo en los tribunales federales. Esto significa que el cumplimiento fuerte es el estado actual, y lo va a ser por un tiempo, y la comunidad de inmigración Estadunidense debe reaccionar acorde. Los defensores a favor de la inmigración deben encontrar formas de resistir las políticas restrictivas y las prácticas mezquinas que al fin del todo hacen daño al comercio y comunidades Estadunidenses.