Mantener estatus legal de residente permanente y evitar su abandono por motivos de largas ausencias en el extranjero puede ser engañoso.  Hay un malentendido común de que simplemente con regresar a los Estados Unidos una vez cada seis meses excluye el que uno ha abandonado su residencia legal permanente.  El que un LPR (residente legal permanente) haya abandonado su residencia, sin embargo, no está basado únicamente en el tiempo de duración que ha pasado fuera de los Estados Unidos, pero sí, en una totalidad de circunstancias y un número de varios factores.

El Manual de Inspección (IFM) del CBP explica que el tiempo de duración pasado en el extranjero no es el único indicador de abandono.  El IFM señala que otros indicadores de posible abandono son: empleos en el extranjero, miembros familiares inmediatos que no son residentes permanentes, llegada en un vuelo fletado en el cual la mayoría de los pasajeros no son residentes con vuelo de regreso, falta de una dirección fija en los E.U. o ausencias prolongadas de los E.U. ( En casos cuestionables, el IFM advierte a sus oficiales a pedir por otra documentación para sustentar la residencia, como una licencia de conducir y tarjetas de identificación de empleo.)

Representantes de CBP en Baltimore, por ejemplo, han dicho que sus oficiales están enfocados menos en el tiempo de duración en el extranjero y más en dónde vive actualmente la personas.  También miran cuántos años lleva la persona viviendo en los E.U., si la persona está empleada en los E.U. o en el extranjero, si los miembros familiares viven, y si los impuestos de E.U. han sido pagados.  Para los representantes de CBP en Washington (Dulles)  el domicilio es el factor más importante.

A los extranjeros nacionales que esperan estar ausentes de los Estados Unidos por tiempo prolongado se les advierte que discutan estas circunstancias con un abogado de inmigración que pueda revisar cuidadosamente todos los pormenores de la situación y proveer guías en cómo evitar el abandono.  Llenando una aplicación para Permiso de Reentrada puede ser una de varias soluciones para indicar su intención de permanecer como residente de los E.U.