Es imposible obtener una tarjeta verde mediante el patrocinio  de una empresa que es de o es administrada por un familiar cercano. No obstante, Es de común conocimiento que estas empresas tienen frecuente auditorias por parte del Departamento de Trabajo, y algunas son rechazadas si la relación familiar puede obstruir un esfuerzo de contratación honesto.

La Junta de Certificación Laboral y Apelaciones de Extranjeros (BALCA, por sus siglas en Inglés), emitió recientemente dos decisiones que parecen contradecirse mutuamente. En un caso, la relación de hermanos entre el dueño de la empresa y el inmigrante patrocinado resultó en un rechazo. En otro caso, la relación padre-hijo entre el dueño de la empresa y el inmigrante patrocinado resultó en una aprobación. La diferencia entre las dos decisiones no se encontró en el tipo de relación, pero en el cargo que el inmigrante patrocinado ocupaba en la empresa.

En el caso que fue rechazado, la empresa era una empresa pequeña que empleaba a 13 personas. El inmigrante estaba trabajando actualmente en la empresa en el cargo que supervisaba el departamento de recursos humanos, el cual es responsable de realizar los procesos de contratación. El hermano, dueño de la empresa y único accionista de la empresa, realmente hacia las entrevistas de la empresa. Estos factores fueron suficientes para inclinar la balanza contra la empresa – la cercanía del inmigrante patrocinado al proceso de contratación simplemente era muy estrecha para superar.

Al extremo opuesto, BALCA aprobó un caso donde el inmigrante patrocinado, que a pesar de tener un cargo de gerente que podía ocupar el del gerente general en su ausencia, pudo superar la suposición que el pudiese afectar negativamente los procedimientos de contratación debido a su relación con el dueño de la empresa – su madre. En este caso, BALCA entendió que la obligación laboral de tomar las riendas del cargo de un superior por un periodo de tiempo limitado (enfermedades, vacaciones) se mencionó, en un mudo practico, un gerente general suplente no estaría contratando o despidiendo personas y de otra forma obstruyendo o influenciando las prácticas de contratación, aún en una empresa de 9 empleados.

Estos casos tienen unas diferencias muy, pero muy pequeñas que pueden ser difíciles de conciliar. Pero para ciudadanos y residentes que buscan patrocinar miembros de familia por medio de sus empresas, la respuesta está en el nivel de gerencia. Altos funcionarios en empresas pequeñas fácilmente pueden interferir con el proceso de contratación, pero es mucho más difícil para los gerentes de bajo rango hacer lo mismo. En cualquier caso, si está interesado en patrocinar un miembro de la familia por medio de su propia empresa, la mejor practica serpia asegurarse que el cargo está reguardado del departamento de recursos humanos.