DHS ha creado e implementado varios programas impulsados por la tecnología y la información, para ayudar en la ubicación, rastreo, y expulsión de extranjeros.  El año pasado ICE inició el desarrollo de los programas de Recolección de Datos que los apoyaría en sus esfuerzos de cumplimiento de inmigración en el interior.  El programa recopila y analiza información diversa relacionada con personas específicas, básicamente modernizando la recopilación de facturas de servicios públicos, registros de conducción, reclamos de seguros, números telefónicos y direcciones, y otra información pública y privada que ICE está usando actualmente.  Esto incluye acceso a los arrestos en las cárceles locales, que en el momento están disponibles por la acción ejecutiva, Comunidades Seguras.  Sin embargo, dado al incremento agresivo de las operaciones de cumplimiento en el interior, la información ha llegado a ser tan masiva que ICE tiene que subcontratar la carga de trabajo.  Los términos del contrato incluyen la capacidad de rastrear hasta 500.000 personas a la vez.