Tal como se esperaba, la juez federal de distrito Dolly Gee dictó a favor de los niños inmigrantes en la demanda que fue presentada en Febrero de 2015, alegando que el gobierno había violado el acuerdo del 1997 en el vual el gobierno había acordado a no detener más a tales niños. El reciente dictamen de Flores sigue a una decisión de Julio del 2015, en la cual la corte concluyó que el gobierno estaba en violación de los términos del acuerdo original de Flores, el cual tenía la intención de asegurar el cuido apropiado de los niños en custodia de inmigración.  En su más reciente decisión de Agosto, la Juez Gee dictó que los niños deberán ser liberados de detención dentro de cinco días y preferiblemente a uno de sus padres, incluyendo un padre o madre con el que hubiese sido detenido el niño. Aunque la corte le dio al gobierno cierta libertad para exceder ese límite de cinco días en la eventualidad de una emergencia o afluencia de menores de edad a los Estados Unidos, la decisión enfatiza que esto debiera ser la excepción, no la regla. El gobierno deberá implementar la decisión de la corte para el 23 de octubre de 2015. Aunque aún el gobierno puede apelar dicha decisión, no se espera que lo haga. Defensores, miembros del Congreso y más recientemente la Comisión de los Derechos Civiles de los EU han urgido a la Administración a cumplir con la orden del juez.