La detención masiva de inmigrantes está ganando mucha atención a la medida de los grupos de activistas continúan empujando por un cambio, muchas veces interponiendo demandas para retar las practicas del gobierno. Algunos casos recientes tienen que ver con los procedimientos de fianzas y las órdenes de detención de ICE.

Las órdenes de detención de ICE recientemente estuvieron bajo la mira en una demanda colectiva que se presentó ante el tribunal en el distrito federal de Illinois. Frecuentemente ICE emite órdenes de detención a las agencias locales que aplican la ley, solicitando que mantengan a los inmigrantes detenidos o encarcelados por 48 horas adicionales luego de su fecha de salida, de esta forma ICE puede transferirlos a los centros de detención de inmigración e iniciar los procedimientos de expulsión. Se retó esta práctica porque esencialmente retienen a las personas sin una orden judicial y el tribunal estuvo de acuerdo declarando nulas tales órdenes de detención.

En una situación después de la orden de detención, los inmigrantes que se encuentren en custodia de ICE muchas veces tienen su primer audiencia frente a un juez de inmigración para solicitar una fianza y permitir su liberación. Sin embargo, los motos delas fianzas que impulsó ICE y que fijan los jueces de inmigración son a veces imposibles de pagar, lo cual resulta en una detención continua, normalmente por meses. Se presentó recientemente otra demanda colectiva en un tribunal federal del distrito de california que reta los actuales procesos de fianza, particularmente la costumbre de rechazar una segunda audiencia para la fianza para aquellas personas que han tratado con buena fe de pagar la fianza pero simplemente no han podido. El tribunal emitió una orden preliminar que requiere que ICE y los jueces de inmigración consideren la habilidad de pago de la fianza de los detenidos, no fijar una fianza más lata de lo que se necesita para asegurar la presencia en audiencias futuras, y  considerar condiciones alternas para la liberación.

Sin embargo, es posible que la Corte Suprema tenga la última palabra en los próximos meses sobre los procedimientos de fianzas.

Se escucharon argumentos a principios de diciembre en el caso de Jennings v. Rodriguez, donde el tribunal inferior había mantenido que no se permitía la detención indefinida de inmigrantes sin una audiencia de fianza. La Corte Suprema emitiría su fallo sobre esto, y probablemente escucharía otras casos de inmigración que están pasando por los tribunales en este momento., como el caso de las órdenes de detención de ICE.  El uso de centros privados de detención de inmigrantes continúa siendo un tema muy argumentado, otras agencias federales no los están usando. Un grupo de respetados jueces de inmigración solicitaron lo mismo a ICE, pero de acuerdo al informe de diciembre de DHS, los centros privados de detención de inmigrantes se mantendrán en uso.

Mientras tanto, a principios de diciembre alrededor de 450 mujeres y niños fueron liberadas de dos centros de detención familiar, luego que un juez en Tejas descubrió que las instalaciones eran más como cárceles que guarderías de niños. La demanda del estado se enfocó principalmente en las normas diseñadas para permitir que las instalaciones de detención cumplieran con los estándares de licenciamiento de las guarderías en Tejas. Pero el caso del estado surge de licitación federal en curso, la cual advierte a ICE que estas instalaciones no son lugares aceptable para albergar niños. El año pasado, la juez del tribunal del distrito federal Dolly Gee, sostuvo que la política de detención familiar violaba un acuerdo tribunal de 1997 que requiere que los niños indocumentados se alberguen en un lugar con las mínimas restricciones posibles, y generalmente favorecen que se liberen de la detención.  En respuesta a esto, el Departamento de Familia y Servicios de Protección de tejas emitió nuevas regulaciones que define los “albergues de niños” para facilitar que los dos centros de detención calificaran. El fallo del tribunal de tejas invalidó el intento de estado para doblar las reglas. Sin esas licencias, los dos centros de detención están en riesgo una vez más de violar el fallo federal de la juez Gee.