Los Tribunales de inmigración tiene un atraso enorme que no sólo ha persistido, pero ha crecido de manera exponencial al paso de los años. En el 2006 el tiempo promedio de procesamiento de un caso era de alrededor 198 días. Una década después el mismo caso puede tardar 650 días para ser procesado. Oficiales del gobierno atributan el atraso a varios factores: falta de personal, falta de recursos, cambio en las prioridades de la agencia, etc. El atraso de los Tribunales de inmigración continua creciendo durante un tiempo cuando el número de jueces de inmigración en nomina, para gestionar casos, incrementó por un 17 porciento. Esto se debe a que los jueces de inmigración se están tomando más tiempo para procesar los casos; ellos están otorgando más extensiones para que los extranjeros tengan más tiempo para elaborar sus casos. 

El Departamento de Justicia inició la contratación y la reubicación de jueces a los cetros de detención en la frontera de Sur, pero algunos expertos opinan que el simple caso de tener más jueces de inmigración no va a resolver el problema de atrasos. La Oficina de la Responsabilidad del Gobierno encontró que la EOIR – la oficina del Departamento de Justicia (DOJ, por sus siglas en inglés) que es responsable por los Tribunales de inmigración, los jueces y el personal – está careciendo de gestión fundamental, responsabilidad, y sistemas de evaluación de desempeño. Estos mecanismos son esenciales para los organismos de EOIR y de supervisión, tales como el Congreso, para evaluar correctamente a los Tribunales de inmigración y asegurar que el EOIR está cumpliendo con su misión, la cual incluye la resolución oportuna de todos los casos. Mientras que es necesario contratar nuevos jueces de inmigración para que reemplacen a más o menos 39 porciento de los jueces actuales que tiene derecho a pensionarse, esto no tendría un efecto positivo sobre el tiempo total para procesar los casos. La EOIR tendrá que reformular sus propias practicas y capacidades para reducir el atraso actual, no solamente contratar más jueces.