Una admisión de uso de drogas puede ser la causa para negar una visa de inmigrante. Esto es porque la ley de inmigración estipula que una persona se declara inadmisible a los Estados Unidos si él o ella admite elementos de un crimen de drogas. En otras palabras, no se necesita una sentencia. El sólo admitir uso previos de drogas es suficiente.

Afortunadamente, USCIS no pregunta específicamente y regularmente sobre el uso previo de drogas durante las entrevistas de residencia permanente o naturalización. Sin embargo, oficinas consulares en el extranjero si lo hacen frecuentemente durante las entrevistas de visas de inmígrate, y han habido reportes recientes que los oficiales del Servicio de Aduanas y Protección de Frontera (CBP por sus siglas en inglés) están haciendo tales preguntas a los que no son ciudadanos cuando entran los Estados Unidos. (Aún más, los oficiales del CBP pueden pedirle a una persona que ingrese a los EEUU por una entrada de puerto, que comparta el contenido de su celular o laptop, y tiene que cumplir; él o ella no tiene derecho de consultar con un abogado.
 
Este tema, aunque ha estado en las leyes de inmigración por décadas, se está convirtiendo más problemático por la discrepancia entre las leyes del uso de marihuana federales y estatales. Una persona que ha pasado un tiempo en un estado donde la marihuana es legal como por ejemplo Colorado puede pensar que el admitir haber usado marihuana en ese estado no va a causar un problema porque es legal en ese estado. De hecho, si el oficial del CBP sabe que el solicitante estuvo anteriormente en un estado que se conoce por la marihuana legalizada, es más probarle que le oficial pregunte sobre el uso de marihuana y puede usar cualquier admisión de dicho uso para descalificar el ingreso a esa persona. Además, aún una citación no criminal, pago de una multa por uso de marihuana pueden resultar en la exclusión o deportación de los Estados Unidos.