Como fue previamente anunciado, el 26 de junio la Corte Suprema abatió la Sección 3 del Acta Defensa del Matrimonio (DOMA) como inconstitucional, permitiendo a los bi-nacionales, matrimonios del mismo sexo a pedir los mismos beneficios de inmigración ofrecidos a las parejas heterosexuales.  Esos beneficios incluyen peticiones basados en familia, peticiones de dependientes basados en empleo, peticiones de visas de no inmigrantes y relevos de deportación como la Cancelación de Remoción.  Más recientemente, el USCIS ha confirmado que parejas del mismo sexo quienes se casaron legalmente en un estado que reconoce los matrimonios del mismo sexo, pero que no residen en un estado que los reconoce, son aún elegibles para beneficios de inmigración.  Bajo el Acta de Inmigración y Naturalización, para ser un matrimonio legal para propósitos de inmigración, el matrimonio solamente deberá ser legal en la jurisdicción en la cual ocurrió el matrimonio.