Equipados con el cuestionario adicional, DS-5535, las oficinas consulares alrededor del mundo han iniciado un escrutinio mucho más intenso para algunos solicitantes de visa – incluyendo solicitudes de su información de usuario de las redes sociales – en un intento para bloquear el ingreso al país de terroristas potenciales y otras amenazas a la seguridad nacional. El DS-5535 se lanzó a finales de mayo como una medida de “emergencia” temporal y se autorizó para que continúe en rigor hasta noviembre. Sin embargo, se espera su actualización y dejarlo permanentemente. 

El cuestionario adicional de tres páginas le pide información adicional a un subgrupo de solicitantes de visa, incluyendo: 

  • Historial de direcciones de los últimos 15 años;
  • Historial de empleo de los últimos 15 años;
  • Todos los números y el país de expedición de los pasaportes del solicitante;
  • Nombres y fechas de nacimiento de todos los hermanos;
  • Nombres y fechas de nacimiento de todos los hijos;
  • Nombres y fechas de nacimiento de cónyuges actuales y anteriores, o las parejas de uniones libres o por matrimonios civiles;
  • Plataformas de redes sociales e identificadores, conocidos también como usuarios, que se han usado durante los últimos cinco años; y
  • Número telefónicos y direcciones de correos electrónicos que se han usado por los últimos cinco años. 

La mayor parte de esta información ya se recopila para las solicitudes de visa, pero por un período de tiempo más corto. Las solicitudes de los nombres y fechas de nacimiento de los hermanos, y para algunos solicitantes los hijos, son nuevas. En una de las preguntas más controversiales, se le pide a los solicitantes que proporciones sus nombres de usuario de todas las plataformas de redes sociales que hayan usado por los últimos cinco años. Con respecto al historial de viajes, es posible que le pidan al solicitante que proporcione información sobre sus viajes internacionales o nacionales (dentro de su país de nacionalidad), si el cónsul ve que el solicitante ha estado en un área que estaba bajo el control operacional de una organización terrorista, como lo define la ley, es posible que le pidan al solicitante que relate o explique los detalles de su viaje, y en lo posible, que proporcione evidencia de apoyo. Aunque es voluntario el responder, y “no necesariamente” una razón para negar la visa, el cuestionario informa que el no proporcionar las respuestas puede ocasionar retrasos en el procesamiento. El Departamento de Estado estima que alrededor de 65,000 de los 13 millones de solicitantes de visa anualmente podrían estar sujetos a un escrutinio más riguroso.