El 17 de enero del 2017, DHS publicó las normas finales que fomenta el espíritu emprendedor y la inversión para estimular la economía al otorgar el estado de admisión provisional a extranjeros que establecen empresas emergentes en los Estados Unidos. La norma está programada para entrar en vigencia el 17 de julio. Se está creando un nuevo formulario, y el costo de la solicitud es de $1,200.

Esta nueva norma permite a los empresarios obtener el estatus de admisión provisional, un estatus que les permite estar presente legalmente en los Estados Unidos a pesar de no tener una tarjeta verde o una visa de no-inmigrante – por 30 meses, para supervisar y desarrollar sus empresas emergentes. Se pueden obtener extensiones adicionales de 30 meses, para un total de cinco años en los Estados Unidos. La empresa debió ser establecida durante los últimos cinco años y el inmigrante tiene que tener un rol central y activo en la empresa. Hay un máximo de tres inmigrantes empresarios por empresa que se pueden beneficiar de este estatus de admisión provisional. Cónyuges e hijos de los empresarios también pueden recibir la Admisión Provisional, y los cónyuges pueden recibir autorizaciones de empleo.

Sin embargo, la nueva norma requiere más que el espíritu emprendedor – tiene que haber una inversión en la empresa. El inmigrante emprendedor deber tener participación de por lo menos el 10 porciento de la empresa emergente y demostrar el potencial de un crecimiento rápido y creación de empleo al tener un inversionista Americano calificado. DHS ha determinado que un inversionista calificado sería uno que invierte por lo menos $250,000 en la empresa, una entidad del gobierno que ha otorgado o concedido por lo menos $100,000, o la combinación de las dos, con evidencia convincente que demuestre que la empresa prestaría un beneficio importante al público. Aún más, los inversionistas Americanos calificados tienen que poder demostrar que han invertido por lo menos $600,000 en empresas emergentes durante los últimos cinco años y que por lo menos dos de estas empresas han creado cinco empleos y generado más de $500,00 en ingresos, con un promedio de crecimiento anual del 20 porciento.

Para recibir una extensión de 30 meses, el empresario tendría que demostrar una participación en la empresa de por lo menos 5 por ciento, ingresos personales de por lo menos 400 porciento de las directrices federales de pobreza, inversiones adicionales de $500,000 posterior a la otorgación de la Admisión Provisional, la creación de cinco empleos, ingresos anuales de $500,000 con una taza de crecimiento anual del 20%. Si el empresario solo pude demostrar algunos de los requisitos, el o ella puede presentar evidencia convincente que demuestra un beneficio público.

DHS estima que más o menos 3,000 empresarios podrían beneficiarse de este programa, pero parece que la inversión inicial y la inversión continua puedan ser un obstáculo importante. En todo caso, esta nueva norma proporciona posibilidades adicionales par empresarios e inversionistas en los Estados Unidos.