Tras los huracanes que han causado inundaciones masivas en Texas, Luisiana, la Florida, y Puerto Rico, muchos extranjeros han reportado que sus pasaportes y visas se han dañado por causa del agua.  Se aconseja a los extranjeros con documentos dañados por el agua que los reemplacen antes de un viaje internacional (si es posible) o asegurase que tiene suficiente tiempo en el exterior para solicitar una nueva visa o pasaporte, antes de regresar a los Estados Unidos.  La tinta que se usa en estos documentos no aguanta el agua, y si el daño es visible cuando se revisa el documento, es muy posible que la visa/el pasaporte no se pueda leer por la máquina.  No se permitirá el ingreso a la aeronave a las personas que buscan reingresar a los Estados Unidos por aire, si sus pasaportes no pueden ser escaneados.  La margen de criterio es muy estrecha para aquellos que viajan por aire, ya que es muy posible las aerolíneas denieguen el abordaje antes del que CBP vea al solicitante.

Aquellos que buscan reingresar por tierra pueden recibir un criterio más favorable, pues es posible que les concedan una exención del documento requerido (en el Formulario I-193). Tales exenciones se otorgan caso por caso, al criterio del puerto, y no hay ninguna garantía que se hará en algún caso en particular.  En los casos que ameritan un criterio favorable (viajes de emergencia por calamidad), un abogado podría simplificar el proceso, indicándole al extranjero que ingrese por un puerto de entrada por tierra y contactando al puerto antes del reingreso, y comentarles sobre el caso y explicar porque el caso amerita una aprobación de la exención  I-193. Los puertos nunca aprobarán la admisibilidad de ante mano, pero puede simplificarse el ingreso al tomar estos pasos por adelantado.  La I-193 sólo exonera la falta del documento de viaje, y no exonera ninguna otra base para inadmisibilidad.