En septiembre el Departamento de Estado (DOS, por sus siglas en inglés) actualizó su Manual de Relaciones Exteriores – una guía que usan los oficiales consulares para determinar la admisibilidad de una visa – sobre que constituye una falsa representación al solicitar una visa en el exterior.   Como parte de mayor escrutinio de la Administración, un alcance más amplio de conducta inconsistente dentro de los 90 días del ingreso a los Estados Unidos se revisará para encontrar una supuesta falsa representación.  DOS revisará la información que se proporcionó en la solicitud de visa, durante la entrevista, y en el puerto de entrada, para ver si la actividad en los Estados Unidos dentro de los primeros 90 días desde el ingreso, no concuerda con esas declaraciones.  Tal actividad incluye: empleo no autorizado, inscribirse en estudios académicos no autorizados, casarse con un ciudadano americano o residente permanente (LPR, por sus siglas en inglés) y establecer su residencia en los Estados Unidos (aparte de aquellos que tienen visas que permiten intención doble como son las Hs y las Ls), y realizando actividades que típicamente requieren el cambio de estatus donde no se hizo ninguno.  Esto es supremamente importante para aquellas personas que buscan venir a los Estados Unidos porque puede resultar en que la persona sea excluida para siempre (a no ser que se obtenga una exención) si se descubre que hicieron una falsa representación de hechos importantes.  USCIS todavía no ha actualizado sus directrices para copiar la posición del DOS, y no se sabe si la agencia lo hará, dado que hay un precedente jurídico que rige a USCIS y requeriría emprender en una reglamentación formal.  De todos modos, los extranjeros deben tener muy en mente que sus actividades durante los primeros 90 días luego del ingreso pueden ser perjudiciales para sus opciones de inmigración a largo plazo.  Anteriormente si el solicitante presentaba una petición para cambiar el estatus dentro de los 30 días del ingreso, esto creaba una supuesta falsa representación.  Si el solicitante lo hacía entre los 30 y 60 días del ingreso, esa suposición para hacer una falsa representación podía ser desvirtuada por el extranjero.  Después de 60 días no había una supuesta de intención preconcebida o falsa representación.