El Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés) publico recientemente la regla final que expande la clase de aquellos que tienen derecho a solicitar una exención de inadmisibilidad. Básicamente la exención permite que ciertas personas que tengan una presencia ilegal en los Estados Unidos puedan pedir perdón de esta violación de inmigración y evitar una espera de tres – o diez años por fuera de los Estados Unidos mientras solicitan su visa de inmigrante en un Consulado Americano en el exterior. Los requisitos de la exención se han expandido de cónyuges y Padres de un Ciudadano Americano (USC por sus siglas en inglés) hasta incluir a cónyuges y padres de residentes permanentes legales (LPR por sus siglas en inglés). El estándar sigue siendo el mismo: demostrar las dificultades extremas que sufrirían el cónyuge o padre Ciudadano Americano o Residente Permanente Legal, si son separados de su familiar o trasladados al extranjero mientras esperan el castigo de tres o diez años.

La regla nueva pone la exención provisional a la disposición de todas las personas que son estatutariamente elegibles para una exención de inadmisibilidad por presencia ilegal, incluyendo beneficiarios de una I-140 y ganadores de la lotería de visa de diversidad. Los cinco cambios más importantes son: (1) explicara que todas las personas que buscan la exención deben solicitarla per medio de USCIS – incluyendo aquellos en procedimientos de expulsión; (2) permitir que las personas lo soliciten sin importar que pueda tener más violaciones de inmigración que afecten su admisibilidad (estas personas seguirán necesitando otra exención mientras están en el extranjero); (3) eliminar las limitaciones que limitaban la elegibilidad debido a la programación de la entrevista consular; (4) permitir aquellos con órdenes finales de expulsión que soliciten, mientras que tengan un I-212 aprobado (Solicitud para el permiso para volver a solicitar la Admisión a los Estados Unidos después de una Deportación o Expulsión), suponiendo que no aplican más castigos; y (5) requerir que DHS realmente restablezca una orden de expulsión de una persona que haya regresado a los Estados Unidos ilegalmente después de la expulsión, antes de que se declare que la persona no tiene derecho a la exención provisional. El derecho a la exención provisional también se extenderá a los cónyuges e hijos quienes acompañarían o seguirían solicitante principal para reunirse con él o ella.