El impulso para terminar la detención de madres y sus hijos de Centro América continua de parte de miembros del Congreso a grupos defensores. Aquí esta lo que ha pasado recientemente.

El 27 de Mayo, 136 miembros de la Cámara se unieron para hacer un llamado a las detenciones de familias.  En su carta a la Casa Blanca y al Departamento de Seguridad Nacional (DHS), los miembros de la cámara llamaron la decisión del DHS para incrementar las detenciones familiares en lugar de usar alternativas (moralmente reprensibles…inmoral e inhumanos), especialmente cuando se considera la particularidad de refugiados vulnerables huyéndole a la violencia y persecución de Centro América.  Poco después, 33 senadores directamente condenaron las detenciones familiares, asegurando en una carta que la detención prolongada de madres solicitando asilo e hijos que poseen ningún riesgo de huida ni peligro a la comunidad es inaceptable y va en contra de nuestros valores más fundamentales. Estas cartas representan apoyo significativo del Congreso para terminar las prácticas de detenciones familiares del Presidente. Cerca de tres cuartas partes de los miembros del Congreso del mismo partido del Presidente le han solicitado ahora a la Administración que termine con esta práctica vergonzosa.

El Secretario del Departamento de Seguridad Nacional Jeh Johnson dijo durante una vista del Senado en Mayo que el está evaluando si las detenciones de familias son una política apropiada, pero no se ha anunciado aún un cambio de tal política.

¿Podría estar llegando a su fin la política cuestionable de la Administración sobre las detenciones de familias? Esperamos que así sea.