Los recientes ataques violentos en París, Beirut y California han traumatizado y entristecido al mundo, incluyendo a los Estados Unidos. Estos despreciables actos de violencia han creado preocupaciones muy reales a nuestra nación y a nuestros líderes, y han creado mucha atención del público, de los medios y otros, a los inmigrantes y refugiados llegando a nuestras costas.  La Cámara de Representantes de los EU abrumadoramente pasó un proyecto que efectivamente terminaría con el re acuerdo de los refugiados Sirios e Iraquíes; aproximadamente 31 gobernadores de estados votaron para rechazar la admisión de refugiados Sirios e Iraquíes, y una demanda en Texas fue presentada contra el gobierno federal para parar el re acuerdo de los refugiados allá. Los que proponen estas medidas dicen que un terrorista refugiado está demás. Pero, cuáles son los hechos y cuál es la ley?

Primero, en la historia del programa de refugiados de los Estados Unidos, no ha habido ni un solo acto de terrorismo cometido por un refugiado. De hecho, un estudio reciente conducido por un grupo de investigación de la Universidad de Syracuse, TRAC (Transactional Records Access Clearinghouse), encontró que la remoción de un no ciudadano (solicitante de asilo, no inmigrante e inmigrantes) en las cortes de inmigración con las bases de terrorismo es extremadamente raro.  De las 176,397 órdenes de remoción solicitadas por el Departamento de Seguridad Nacional durante el año fiscal 2015, dos estaban basadas en preocupaciones de terrorismo. Durante el año fiscal 2014, el Departamento de Seguridad Nacional solicitó solamente tres de esas órdenes. Los reportes del TRAC confirman que estos números tan extremadamente bajos son consistentes con los números observados durante los últimos cuatro años de la Administración Bush.

Segundo, los refugiados, distinto a los solicitantes de asilo, son por definición, individuos fuera de los Estados Unidos quiénes buscan ser protegidos de persecución. El proceso que ellos tienen que atravesar para ser elegibles para el re-establecimiento en los Estados Unidos es completo y extenso.  Ellos son vetados más rigurosamente que cualquier otro inmigrante o no inmigrante.  Y, este veto es conducido mientras ellos están fuera de EU. Todos ellos son investigados por agencias nacionales e internacionales. Huellas digitales y otros datos biométricos son verificados en las bases de datos contra terroristas y criminales. Son entrevistados varis veces a través del proceso de vetar, el cuál toma de 18 a 24 meses y a veces más tiempo.  Mientras que los refugiados pueden no haber tenido la debida documentación cuando este proceso de veta comenzó por las circunstancias de partida de su país de origen, los antecedentes de aquellos que pasaron exitosamente el proceso de selección y están instalados aquí y lo sabe el gobierno.

Significativamente, un grupo bipartidista de expertos en política nacional, generales, consejeros de seguridad nacional, y Secretarios de la Defensa, de Estado y de Seguridad Nacional, incluyendo a los previos Secretarios de Estado Madeline Albright y Henry Kissinger, expresaron oposición a las medidas que terminarían efectivamente con el programa de reinstalación de refugiados para Sirios e Iraquíes. Aquí van algunos extractos de su conmovedora carta,

Creemos que América puede y debe continuar proveyendo refugio a aquellos     Que están huyendo de la violencia y persecución sin comprometer la seguridad de nuestra nación. No hacerlo sería contrario a las tradiciones de nuestra nación de apertura e inclusión, y socavaría nuestro objetivo central de combatir el terrorismo.

“El proceso al que los refugiados deben someterse para ser elegibles para el reasentamiento en los Estados Unidos es robusto y completo. Ellos son vetados más intensamente que cualquier otra categoría de viajeros….

“Dadas las medidas rigurosas en vigor, estamos especialmente preocupados por propuestas que descarrilarían o demorarían más el reasentamiento de los iraquíes que arriesgaron sus vidas para trabajar con los militares estadounidenses y otras organizaciones de los EU…..Los Estados Unidos tiene una obligación moral de protegerlos.

“Debemos permanecer vigilantes para mantener nuestra nación segura de los terroristas, ya sean extranjeros o de nuestra misma cosecha, así como de la violencia en todas sus formas.  Al mismo tiempo, debemos mantenernos fieles a nuestros valores. Estas no son metas exclusivas mutuas. De hecho, las iniciativas del reasentamiento ayudan a avanzar los intereses de seguridad nacional de los E.U. al apoyar la estabilidad de nuestros aliados y los socios que están luchando para acoger gran número de refugiados.

“Los refugiados son víctimas, no autores de terrorismo. Categóricamente negándose a acogerlos solo alimenta la narrativa de ISIS de que hay una guerra entre el Islam y el Oeste, que los musulmanes no son bienvenidos en los Estados Unidos ni en Europa, y que el califato del ISIS es su verdadero hogar.  Debemos hacer claro que los Estados Unidos rechazan esta visión del mundo al continuar ofreciéndoles refugio a las personas  más vulnerables del mundo, sea cual sea su religión o nacionalidad”.

Además, algunas 400 organizaciones de ayuda humanitaria de labor, refugiados de fe, legales, al igual que grupos de derechos humanos y civiles, escribieron una carta similar. Ellos igualmente urgen a los miembros del Congreso a apoyar el programa de  reasentamiento de refugiados de los E.U. y a oponerse a cualquiera política que pararían, pondrían en pausa o entorpecerían los fondos del reasentamiento de los refugiados Sirios.

Los estados no pueden negar categóricamente los beneficios de fondos federales y los servicios a los refugiados Sirios.  Esto está básicamente contra la ley. A finales de noviembre, la oficina del Reasentamiento de Refugiados del Departamento de Salud y Servicios Humanos (ORR) reveló una “Carta al colega querido”, advirtiendo que los estados no pueden denegar beneficios de fondos del ORR y servicios a refugiados basados en el país de origen del refugiado o su afiliación religiosa. “En consecuencia”, decía, “los estados no pueden categóricamente denegar beneficios y servicios con

 Fondos del ORR a los refugiados Sirios.” Un estado que haga eso no estaría cumpliendo con varias leyes y sus mismos seguros, y podría estar sujeto a una acción en cumplimiento.  Además, el Acta de Derechos Civiles del 1964 prohíbe discrimen a base de raza y origen nacional en todos los programas o actividades que reciben asistencia financiera federal.  Por lo tanto, no es permisible denegar beneficios con fondos federales a refugiados que de otra manera llenan los requisitos de elegibilidad.

A pesar de eso, a principios de diciembre el estado de Texas presentó una demanda en la corte de distrito federal contra el gobierno federal y el Comité de Rescate Internacional para bloquear el reasentamiento de refugiados de Siria en el estado.  La Comisión de Servicios Humanos de Texas argumentó, entre otras cosas, que el gobierno federal está violando el Acta de Refugiados de 1980, el cual requiere que el gobierno federal se comunique “regularmente” con los gobiernos estatales y locales y sin fondos de lucro concerniente al reasentamiento de refugiados. Esto es una lectura creativa del Acta de Refugiados, una interpretación que no toma en consideración la autoridad última del gobierno federal sobre inmigración. Y, el gobierno federal es la única entidad responsable de investigar y aceptar refugiados. (Aunque los procedimientos varían at nivel estatal, en muchas instancias los estados simplemente dirigen al gobierno federal a caridades del estado que proveen o facilitan la mayoría de los servicios esenciales para los refugiados una vez que estos aterrizan en los E.U.)  La corte de distrito denegó  la solicitud de Texas para una orden de restricción temporera (TRO), encontrando que el estado falló en establecer que había una amenaza sustancial de daño irreparable que supone al refugiado Sirio.

Entre Octubre 1ro de 2011 y el 31 de octubre de 2015, los Estados Unidos admitieron a 2,070 refugiados Sirios. Ninguno ha cometido un acto terrorista.