USCIS ya no está programando casos de asilo afirmativos basándose en el principio “primero que entra primero que se programa”. Ahora los casos que han estado pendientes por menos de 21 días se programarán primero, trabajando hacia atrás hacia los casos más viejos.  Este nuevo método de programación está deliberadamente dirigido a desalentar “a las personas de usar los atrasos únicamente para obtener autorizaciones de empleo al presentar solicitudes de asilo frívolas, fraudulentas o sin mérito.” Al darle prioridad a las presentaciones recientes, USCIS busca referir las solicitudes negadas a los tribunales de inmigración más rápido, y dejar a un lado las autorizaciones de empleo.  El siguiente es el nuevo sistema de entrevistas de asilo: 

  • Primera Prioridad: Los aplicantes a los que se les programo de nuevo la entrevista, pero la entrevista se reprogramó por solicitud del solicitante o por necesidades de USCIS.
  • Segunda Prioridad: Solicitantes que han estado pendiente por 21 días o menos.
  • Tercera Prioridad: Todos los otros solicitantes de asilo afirmativo que estén pendientes se programarán para entrevistar, iniciando con las solicitudes más nuevas y trabajando hacia atrás hacia las solicitudes más viejas.

Sin embargo, esta nueva programación no garantiza que las entrevistas se llevaran a cabo en 21 días para todos los que presentan una solicitud de asilo desde ahora en adelante. USCIS ya expresó su preocupación que “las prioridades de carga de trabajo relacionadas con la aplicación fronteriza puedan afectar nuestra capacidad para programar las entrevistas de todos los nuevos solicitantes dentro de 21 días”. Y mientras que este movimiento por parte de USCIS pueda retrasar el documento de autorización de empleo (EAD, por sus siglas en inglés), esto no evita que uno lo obtenga.

No cabe duda de que el atraso actual de asilos es un problema serio, sin una respuesta clara a la vista.  El año pasado, la División de Asilo tenía un atraso que llegaba a los 270.000 casos de asilo, más del doble de los de dos años anteriores.  Y, USCIS ha tenido problemas durante años tratando de ver cómo dar prioridad en la programación.  De hecho, este nuevo método es similar a como los casos de asilo se programaban antes del 2014.  Pero eso resultó en un atraso de más de 60.000 casos, lo cual era una inquietud creciente en ese momento.  La programación de entrevistas para asilo del 2014 reversó las prioridades, manejando los casos más viejos primero, pero también agravó los atrasos en vez de aliviarlos.  Para los finales del año fiscal 2015, el atraso ya había crecido por un 77 por ciento.  

Además, los atrasos no terminan con la entrevista.  Si se niega un caso de asilo afirmativo, se refiere al tribunal de inmigración donde el solicitante puede contar su historia una vez más ante un juez de inmigración. Sin embargo, este proceso puede tardar años debido a los atrasos significativos en los tribunales de inmigración. Al final del día, un gran número de solicitantes de asilo pueden seguir esperando años por una entrevista y aún más por una decisión final sobre su caso.