El pasado noviembre, el Senado publicó el presupuesto previsto para la financiación del Departamento de Seguridad Nacional para el Año Fiscal 2018.   Alrededor de $53 billones distribuidos entre 12 componentes y agencias principales que componen uno de los departamentos más grandes del gobierno Estadunidense.  Mientras que el proyecto de ley todavía no se ha aprobado y tendría cambios, esta captura el tono de los Republicanos en el Senado, quienes apoyan esta iniciativa.  

El proyecto de ley propone una de las inversiones capitales más grande de la historia para el control de las fronteras.  Los $13 billones del CPB incluyen la autorización de la financiación solicitada para barreras físicas en las fronteras, como también más agentes de la Patrulla Fronteriza, tecnología para la seguridad de la frontera, monitoreo ambulante, reparación para los aviones que identifican las amenazas en los túneles, tecnología satelital, y mejoras a la Estación de la Patrulla Fronteriza Brown en San Diego. La financiación al CPB es un gran elemento del presupuesto de DHS, y más de $1,5 billones se han destinado a impedimentos físicos, los cuales pueden incluir “un muro” en las fronteras. 

Mientras tanto, el presupuesto de ICE es de alrededor $6,5 billones, divididos entre Investigaciones del Departamento de Seguridad Nacional y las Operaciones de Expulsión.  A pesar de haber tenido mayor actividad interior desde el año nuevo, en realidad el presupuesto de ICE se está reduciendo por alrededor de un 20 por ciento.  Este proyecto de ley destina $10 millones para mejorar el rastreo de las prolongaciones de estadía de visados.  USCIS recibe un pequeño incremento en su financiación, con un presupuesto de $130 millones.  De esto, $22 millones se apartan para mejorar el sistema E-Verify. 

Un aspecto preocupante de este proyecto de ley es la reducción de la financiación para la Oficina del Inspector General por un 27 por ciento, esta oficina es la que vigila a DHS.  Lamentablemente, algunos elementos de ICE y el CBP normalmente se ven enredados en acusaciones de abuso y maltrato durante redadas y detenciones mal ejecutadas, y la vigilancia de estas agencias en particular, es muy necesaria.