La Corte Suprema de los Estados Unidos a finales de abril emitió una decisión de que una convicción por posesión de marihuana con intención de distribución, dónde el record de convicción falla al probar remuneración o más de una pequeña cantidad de marihuana envuelta, no es tráfico ilícito de una sustancia controlada, por lo tanto no es un delito mayor. Convicción por un delito mayor, aún para un residente permanente de hace mucho tiempo (LPR), o un individuo solicitando asilo, tiene consecuencias significativas. Los defensores de inmigración han discutido arduamente que un estatuto criminal ambiguo debe ser interpretado a favor de un no ciudadano.  La decisión de la más alta corte es muy bienvenida. [Moncrieffe v. Holder]