El 18 de abril la Suprema Corte de los Estados Unidos considerará United States vs Texas, una demanda políticamente cargada sobre la legalidad de las acciones ejecutivas del Presidente Obama sobre inmigración. Las iniciativas en disputa, el DACA y el DAPA, Acción Diferida para llegadas de Niños, y Acción Diferida para Padres de Americanos y Residentes Permanentes Legales (DAPA), han estado en espera desde que una corte de distrito de Texas emitió un mandamiento preliminar en el caso en febrero de 2015. Una decisión de la Corte Suprema a favor de los Estados Unidos podría aclarar el camino para que las iniciativas sigan hacia delante tan temprano como en junio del 2016 y proveer alivio temporero de deportación a alrededor de 3.7 millones de personas.

El caso ahora ante la Corte Suprema envuelve una demanda presentada en la corte de distrito federal in el Distrito Sur de Texas por 26 estados buscando bloquear la implementación del plan del Presidente de expandir el DACA e implementar el DAPA.  Los estados reclaman que expandir el DACA y el DAPA viola leyes federales y la Constitución.  Específicamente, ellos hacen los siguientes reclamos:

  • Expandir el DACA y el DAPA viola la cláusula “Cuídese” de la Constitución, la cual expresa que el Presidente “deberá tomar cuidado de que las leyes sean ejecutadas fielmente”.
  • Expandir el DACA y el DAPA viola el APA, Acta de Procedimiento Administrativo porque estas iniciativas son arbitrarias y caprichosas o de otra manera no de acuerdo a las leyes de inmigración.
  • El gobierno federal no cumplió con ciertos requerimientos técnicos de procedimientos bajo el APA, incluyendo hacer leyes noticia y comentario, antes de anunciar las iniciativas de expansión del DACA y DAPA.

La Corte Suprema primero considerará si los estados tienen capacidad legal, o entendimiento para traer la demanda. En adición, la Corte podrá considerar si el expandir el DACA o DAPA es legal o si viola la Constitución o el APA.

Si los jueces alcanzan una decisión 4-4, en lugar de una mayoría, la decisión el Quinto Circuito se mantendría intacta. Como resultado, el mandamiento previniendo la implementación del DAPA o la expansión del DACA se mantendría en su sitio, y la corte de distrito procederá con los méritos del caso.