Ambos, los Estados Unidos y Turquía han suspendido todos los servicios de visa de no inmigrante para los viajes entre los dos países. Las rupturas de las relaciones fueron provocadas por el arresto de un ciudadano turco empleado en el Consulado de los Estados Unidos, quien fue imputado por espionaje, y esencialmente traición, por las autoridades turcas. Las medidas severas de Turquía para los ciudadanos subversivos es una reacción directa al fallido golpe de estado de 2016, supuestamente liderado a distancia por Fethullah Gülen, que vive en los Estados Unidos.  Este fue el segundo arresto de un empleado del Consulado de EE. UU.  Tras el arresto, el Departamento de Estado declaró: “Eventos recientes han forzado al gobierno de los Estados Unidos a reevaluar el compromiso con el gobierno de Turquía con la seguridad de las instalaciones y personal de EE. UU.” 

Turquía, por su ubicación geográfica, es un aliado muy importante en la lucha contra el terror.  Su cercanía a Siria, Irak, y otras áreas en y al rededor del Creciente Fértil, lo hace un punto de parada ideal para las operaciones militares de EE. UU. en la región.  Turquía ha sido un aliado útil en la lucha contra el terrorismo, pero las metas de EE. UU. y Turquía no siempre están alineadas-especialmente cuando se trata del trato del grupo étnico Kurdo, que está presente en la porción sudeste del país.  Así mismo, Turquía se ha alienado de ser incluido en la Unión Europea dada los presuntos abusos de derechos humanos que se cometieron tras el fallido golpe de estado de 2016, y la lista de sus aliados Occidentales es cada vez más corta. 

El arresto del empleado del Consulado Americano llevó a los Estados Unidos a suspender todos los procesamientos de visas no-inmigrantes para los ciudadanos turcos.  Turquía respondió similarmente, y luego aumentó las apuestas al negarse a reconocer al Embajador Bass como el representante de EE. UU. en Ankara.  En este momento no estamos seguros si se reestablecerán las relaciones diplomáticas y si el procesamiento de las visas no-inmigrante se retomará.  Mientras tanto, los ciudadanos turcos que en momento tienen una visa válida, pueden continuar viajando a los Estados Unidos, y los Consulados Americanos fuera de Turquía continúan procesando las solicitudes de visa.