El 14 de octubre de 2014, el Pew Research Center analizo data recientemente librada del Departamento de Seguridad Nacional y reporto que la Administración de Obama deporto un record de 438,400 inmigrantes no autorizados durante el año fiscal 2013, continuando con una línea de imposición que resulto en más de dos millones de deportaciones desde la toma de posesión de Obama.  Mientras este índice es la más alta de cualquier administración, algunos reclaman que el Presidente Obama está deportando menos personas y está fallando en imponer la ley de inmigración.  Aquí hay una explicación de esos números.

Hay dos estadísticas claves de deportación: Primero están los retornados, individuos aprehendidos por el CBP (Aduana y Protección Fronteriza) o Inmigración y Refuerzo de Aduanas (ICE), quienes son devueltos entonces a su país sin una “remoción formal” en sus records.  Segundo están las “remociones formales” que conllevan más consecuencias severas (prohibiéndole la entrada a los EU por cinco años o más). En la década pasada, el uso de retornos ha bajado significativamente, mientras que las remociones han incrementado y están en su marca histórica más elevada.  Una razón para la caída en el índice de retornos es la disminución en la inmigración ilegal desde la recesión, que ha resultado en una disminución del 70% en el número total de aprensiones fronterizas desde el 2005. En otras palabras, los inmigrantes indocumentados que el Departamento de Seguridad Nacional se encuentra es menor y la agencia puede deportar menos personas.  Otro cambio es que la agencia hizo un cambio en su política, cambiando del uso de retornos a remociones formales comenzando en el 2005, lo cual también refleja una posición más fuerte y más punitiva.  Reflejando luego una más fuerte política en deportación, el Departamento de Seguridad Nacional ha comenzado agresivamente a usar procesos de remoción sumarios, un proceso que desvía las cortes de inmigración y le otorga al solicitante muy poco o ningún debido proceso. En el 2013, 83% de todas las remociones, o 363,000 inmigrantes fueron llevados a cabo por procedimientos sumarios.