En un reporte de enero de 2013  el tanque pensante no partidista denominado Migration Policy Institute (MPI) encontró que el gobierno de los E.U. gasta más en imponer y hacer cumplir las leyes de inmigración que en cualquier otra agencia federal criminal o todas combinadas, con cerca de $18 billones gastados durante el año fiscal 2012.  Esto es aproximadamente 24 por ciento más que los gastos combinados del FBI, la Administración del DEA, Servicio Secreto, el Servicio de U.S. Marshalls y el Buró de ATF.  El MPI también encontró que la Protección de Aduana y Fronteras (CBP) y ICE refieren más casos para procesamiento federal que todas las agencias del Departamento de Justicia que se encargan de imponer la ley.

El reporte global de MPI ofrece un análisis detallado del sistema actual de imposición de inmigración y traza la evolución del sistema, particularmente la era después del 9-11, en términos de presupuestos, personal, acciones de imposición y tecnología.  El resultado es la creación de un sistema complejo, interconectado,  mezcla de agencia  “a veces  de manera deliberada” y otras por casualidad.

Seis distintos pilares identifican como este sistema moderno al día es organizado: imposición de fronteras, control de visados e investigaciones de viajes, información e interoperabilidad de sistemas de datos, imposición de lugares de empleo y detención y remoción de no ciudadanos.

Este “sistema moderno”, “al día”, dicen sus autores, “se extiende mucho más allá de las fronteras de los E.U. para investigar a los visitantes, contra múltiples bases de datos de imposición de ley antes de que estos arriben y también alcanza comunidades locales a través del país por vía de sociedades con intercambios de información entre agencias locales y estatales así como de otras iniciativas.”

Las siguientes están dentro de las investigaciones claves del reporte:

.- Las deportaciones han alcanzado los más altos récords, con más de 4 millones de no ciudadanos deportados desde el 1990, con un alza en remociones de sobre 30,000 en el año fiscal del 1990 hasta casi 400,000 en el año fiscal 2011.

.- Menos de la mitad de los no ciudadanos deportados son removidos habiéndose ejercido una vista formal ante un juez de inmigración, en su lugar la mayoría son removidos vía una autoridad administrativa del Departamento de Seguridad Nacional.

.- Las aprensiones en la frontera de E.U. y México cayeron en el 2011 en los más bajos de los últimos 40 años.

.- La imposición de inmigración ha evolucionado a ser una herramienta clave en las estrategias contra terroristas de la nación.

Por los últimos años, “imposición primero” fue ejercido por congresos sucesivos y administraciones como una precondición para reformar las leyes de inmigración de la nación.  El reporte claramente deja ver qué cambios al sistema alcanzaron esta meta, habiéndose enfocado casi enteramente en construir programas de imposición de ley y mejorando su realización. Las conclusiones han pavimentado el camino para una reforma global de inmigración, habiéndose alcanzado las prioridades de imposición del país.