En un comunicado reciente, parece que el Departamento de Estado sólo aceptará la acreditación de cónyuges de los oficiales y empleados de organizaciones internacionales y personal de embajada que llegaron recientemente, ambos, los del mismo sexo o sexo opuesto, como miembros de la familia directa del titular principal de las Visas A y G, desde el 1 de octubre del 2018. Las parejas de hecho que los acompañan o buscan acompañarlos tienen que estar casados para ser elegibles a una visa de no-inmigrante derivada. Además, a partir del 1 de octubre del 2018, las parejas de hecho que necesiten renovar sus visas tienen que estar casadas para poder hacerlo. En un comunicado que está circulando la comunidad internacional, el Departamento de Estado confirmo que el cónyuge no puede ser un miembro de otro hogar y tiene que vivir regularmente en el hogar del principal. Las parejas de hecho del mismo sexo que están actualmente acreditadas quienes no necesitan renovar sus visas ahora – tienen hasta el 31 de diciembre del 2018 para casarse. Aunque aún no se ha publicado un anuncio oficial en el sitio Web del Departamento de Estado, la posibilidad de este cambio es sin duda preocupante.