El USCIS ha lanzado su tan esperada guía de la categoría de visa  (conocimiento especializado) de la L -1B, con la intención de proveer aclaración en como los empleados peticionarios L-1B pueden demostrar que un empleado posee conocimiento especializado.  La categoría de visa L- 1B es una de varias herramientas disponibles a compañías multinacionales para trasladar empleados con conocimiento especializado de una oficina de la compañía a otra oficina relacionada.  Este memorando también provee aclaración referente empleo fuera de campo. Emitido como un borrador, la agencia aceptara comentarios hasta principios de mayo y la versión final entrara en efecto as finales de Agosto de 2015. Desde el 2012, el USCIS ha prometido emitir este memorando, una promesa que el Presidente Obama repitió en Noviembre de 2014.

Como antecedente, en el 1970, el Congreso creo el programa de visado L- 1 después de concluir que las leyes de inmigración en ese tiempo restringían indebidamente la transferencia y desarrollo de personal extranjero vital para los intereses de los negocios de los E.U.

El Congreso designo la clasificación L -1 para permitirles a los patronos a transferir más efectivamente tal personal dentro de sus organizaciones.  La clasificación L 1ª sería utilizada por ejecutivos y administradores, y la L -1B para personal con “conocimientos especializados”.  Mientras que la historia legislativa indica que la intención del Congreso para la clasificación de personas elegibles seria finamente escogida, el Congreso también anticipaba que el proceso de petición L seria administrada en una forma eficiente para facilitarle el traslado a personal calificado de los negocios de los E.U. Sin embargo, el Acta del 1970 no definió “conocimiento especializado”. La reglas lo hicieron, definiendo conocimiento especializado en términos de “especial” o conocimiento “avanzado”.  Pero proveyeron muy poca guía adicional.  Pasado el tiempo, la interpretación de estos términos se desarrolló  a través de una serie de memorandos de agencias y decisiones precedentes, que generalmente imponían requerimientos nuevos y en incremento. Además de incrementar su rígido, desigual e inconsistente adjudicación de las solicitudes de visas L-1B en los pasados años, esto resulto en un incremento de porcientos de denegaciones (véase más abajo) y los patronos de los E.U. presenciaron un impacto negativo en su habilidad de incrementar empleos, innovación y producción en los Estados Unidos y competencia global. Aes es contra de este telón que el USCIS emitió esta guía.

El nuevo borrador del memorando de política reitera y expande en muchos de los principales en los memorandos previos.  Sin embargo, el memorando de quince paginas explica en más detalle que significa conocimiento especializado y conocimiento avanzado, añadiendo lenguaje al texto regulatorio y proveyendo una discusión detallada y una lista de factores que el USCIS puede considerar cuando este determinando que el conocimiento del beneficiario es especializado. Principales guías incluyen 1) conocimiento nos era generalmente considerado especializado si puede ser fácilmente impartido de una persona a otra (costos económico sin embargo sería considerado; 2) conocimiento especializado necesita no ser propietario o único para la organización peticionaria; 3) Probando el mercado laboral de los EU no es requerido; 4) conocimiento especializado o avanzado no tiene que ser aguantado dentro de la organización peticionaria; 5) el beneficiario no necesita ser de un rango especifico o salario comparado con sus compañeros dentro de la organización o de la industria en particular; 6) elegibilidad para otra clasificación de no inmigrante no hace al beneficiario inelegible para una visa de status L-1B.

Con respecto a empleos fuera de campo, el memorando reitera que el beneficiario deberá ser controlado y supervisado principalmente por la organización peticionaria pero provee latitud en como demonstrar tal control y supervisión.

Significativamente, el memorando indica que los oficiales de USCIS deberán dar deferencia a las aprobaciones previas del USCIS de una solicitud de L- 1B, y deberá reexaminar un encuentro de elegibilidad de la L 1B solamente cuando un error material fue hecho en la aprobación previa, donde ha habido un cambio sustancial en las circunstancias desde esa aprobación, o donde haya nueva información material que impacte adversamente la elegibilidad del peticionario o del beneficiario.  Esto es grande: de acuerdo a las últimas estadísticas, el USCIS deniega solicitudes de extensión de la L- 1B en gran índice  (41%) en el año fiscal 2014 que solicitudes iniciales (32%).

Efectivamente, ciertos índices de denegaciones de las L- 1B han asombrado. Basado en data reciente del USCIS, la Fundación Nacional para la Política Americana encontró que el índice de denegaciones de las peticiones de L- 1B incremento a un alza histórica del 35% en el año fiscal 2014 y del 34% en el año fiscal 2013. (El índice de denegación para las solicitudes de L- 1B para empleados Indios es 56 por ciento para el año fiscal 2012 hasta el año fiscal 2014, comparado con un índice de promedio de denegación del 13% para todos los demás.) El reporte encontró además que el número de solicitudes recibidas por el USCIS bajo un 23 por ciento entre el año fiscal 2012 y en 2014, demostrando que las denegaciones han desanimado a los patronos de E.U. a transferir individuos a los Estados Unidos.

Al lanzar este memorando el USCIS indica que busca servir el propósito del programa de L -1B y de reconocer las dinámicas fluidas del mundo de negocios en el cual organizaciones peticionarias operan.  La clave, por supuesto, será más clara, más sincera y consistente sistema de adjudicaciones para las visas L- 1B.  Entrenar a adjudicadores del USCIS en las guías detalladas en el memorando va a ser crítico para hacer la diferencia real en como las solicitudes son evaluadas y si prevalecerá el sentido común en la adjudicación.