Justo antes de la lotería de H-1B de este año, USCIS publicó un comunicado que requiere a los solicitantes que ubican a sus empleados H-1B en lugares de trabajos de terceros, que proporcionen mucha más evidencia para establecer la relación empleador-empleado.  Dicha evidencia pude incluir documentación de asignaciones de trabajo específicas, copias de acuerdos contractuales, itinerarios, y extractos de trabajo detallados que cubran toda la duración del empleo H-1B. El comunicado se alinea con la orden ejecutiva, Compre americano, Contrate americano, que emitió el presidente Trump al inicio de su término.  El Departamento de Trabajo también ha hecho cambios a su Solicitud de Condiciones Laborales, requiriendo el nombre comercial legal del cliente final, de quien es el lugar de trabajo donde el beneficiario pretende trabajar. 

Sin embargo, una demanda que se presentó en Nueva Jersey en contra de USCIS, reclama que la agencia excede su autoridad al emitir requisitos adicionales sobre las peticiones de lugares de trabajo de terceros y que violó la Ley de Procedimientos Administrativos.  Varias pequeñas empresas de personal, junto con el Consorcio de Pequeñas y Medianas Empresas (una organización de comercio), están pidiendo una orden temporal de restricción, para prevenir que USCIS imponga este comunicado.  La demanda alega un enfoque impermisible sobre el extranjero beneficiario, y no en el solicitante, y manifiesta inquietudes que es imposible cumplir con los nuevos requisitos.